Traducir

jueves, 17 de noviembre de 2011

Ya nada será como antes Capítulo 8

Los días pasaban y esa pequeña conversación no paraba de dar vueltas en mi cabeza. Hacía mucho que no lo veía. Me gustaría volver a verlo, pero sabía que eso era casi imposible. Ese “casi” era lo que más me comía la cabeza. Lo echaba de menos, echaba de menos su cara, sus manos, sus ojos, su forma de hablar, de moverse, de caminar, a él. Mis recuerdos, ya
borrosos, pero imborrables, aún estaban en mi mente. Sabía que no lo olvidaría nunca, pero, aún así, lo seguía intentando.

Una tarde salimos Sam, Andrew y yo a dar un paseo. Fuimos a la heladería del centro a comprarnos unos helados. Sam cogió un cucurucho de fresa y Andrew uno de chocolate y nata. Yo no sabía qué cogerme. Lo estuve mirando todo y opté por probar uno de color verde, pero no sabía de qué era. Nos dirigimos a la terraza. Ya empezaba a hacer calor. Nos sentamos en una mesa al lado de la piscina.
El helado se estaba derritiendo. Lo lamí para que no se cayera. Estaba bueno. Sabía a melón y se podían apreciar los pedacitos de hielo que todavía no se habían derretido y que crujían en la boca.

Al cabo de unos minutos llegaron unos niños pequeños, más o menos de nueve años. Empezaron a correr por la terraza. Las madres estaban sentadas en la entrada. O no se habían dado cuenta o les daba igual lo que los niños hiciesen. Uno de ellos me golpeó el brazo que estaba sujetando el helado y fue a parar a la camiseta de Andrew.
-Me cago en la…-no siguió la frase porque estaban los niños delante riéndose.
Me levanté para limpiarle la camiseta, pero en ese momento otro niño que pasaba me empujó y caí a la piscina. Yo sí que acabe la frase. Llevaba unos pantalones nuevos. Sam empezó a reírse y la fulminé con la mirada. Se acercó para ayudarme a salir. La agarré por la pierna y la tiré a la piscina.

Empezamos a reírnos y al final vino el camarero y nos echó de la heladería. Andrew fue a pagar. Me acordé de aquel día en el pabellón lloviendo y de la conversación. Samu. ¿No desaparecería nunca de mi cabeza? Cada vez sentía que le necesitaba más y más, hasta el punto de no saber vivir sin él. Eché a llorar. Sam se dio cuenta.
-¿Por qué lloras?
-Porque-me costaba hablar-me acuerdo de mis viejos amigos.
Pasó media hora y nos dimos cuenta de que Andrew ya no estaba con nosotras. Lo buscamos por la zona, pero no lo encontramos. Decidimos ir a su casa. Toqué al timbre y en ese momento apareció una señora. No muy alta, delgadita y de pelo oscuro. Era su madre. No se parecían en nada, seguramente habría salido a su padre.
-¿Está Andrew?-pregunté preocupada.
-Sí, entrad.

Entramos y nos dirigimos a su habitación. La puerta estaba medio abierta. Llamamos a la puerta pero no contestó, así que decidimos entrar. Él estaba allí, tumbado sobre la cama leyendo una revista de coches. Llevaba el pantalón del pijama azul que le regalé para su cumpleaños, pero arriba no llevaba nada.
Nos vio aparecer. Nunca lo había visto sin camiseta. Se dio cuenta y se sonrojó. Le saludamos pero no contestó.
-Andrew, tío, ¿que te pasa? No te hemos hecho nada para que te enfades-dijo Sam con las manos en la cintura, ladeando la cabeza hacia la derecha.
-Nada.
-Venga, a nosotras no nos engañas-dije mirándolo a los ojos.
-¡Os he dicho que no me pasa nada!-dijo irritado.
-Bueno, ahí te quedas. Sofía, adiós, hasta mañana-dijo yéndose y cerrando la puerta.

Silencio. Me senté en la silla del escritorio y me apoyé en el respaldo. Noté su camiseta en mi espalda. Me vino un olor a colonia, algo fuerte, pero dulce. No sé por qué pero era acogedor y me sonrojé. Él siempre me decía que esa colonia atraía a las chicas pero yo siempre le decía que era mentira. Cuando me di cuenta tenía una sonrisa en la cara.

18 comentarios:

  1. preciosa historia como sieempre, y los helados que ricos me ha entrado un hambreee jajaja besoooos :)

    ResponderEliminar
  2. jajajajaajaj Muchiiisimaas graciaas!! Besoos!!

    ResponderEliminar
  3. buenn capitulo!! la foto de los helados me recuerdan a una heladeria de roma que estaba justo en frente de la Fontana de Trevi! kiero volver! ajjajaja un besazoo! http://tequieroentrealgodones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. que capitulo mas bonito! como siempre!

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantaaaaaado, y a mi me gusta mucho el helado de melón, que rico jo quiero uno xD jajajaja
    Besitos a montones desde: http://memoriasdechloe.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Jajajaaj Muchiiisimas graacias a las doos!! Besooos :D

    ResponderEliminar
  7. me encanta tu blog!!! es muy interesante,ademas cuando he visto la foto de los helados me han dado ganas de comoerme uno!!.sigue asi ,un abrazo de http://situfuerasmio.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. gracias por psartee!! http://tequieroentrealgodones.blogspot.com/
    besitoss

    ResponderEliminar
  9. ola leoo!! nuevo capi de mi blog! espero qe la encuesta cambiee!! esta geniial ya le a gustado a alguien espero qe a ti tmbn bss

    ResponderEliminar
  10. Drea! Ahora me pasoo :D
    Gracias a ti también, Te quiero entre nubes de algodón!

    ResponderEliminar
  11. como ya te he dicho, me encanta tu blog! y por eso tienes una sorpresita por el mio! un premio! espero que te haga ilusion!

    ResponderEliminar