Traducir

jueves, 13 de marzo de 2014

Un fugaz cruce de miradas

Alone time | via TumblrSe dejó caer en el asiento del autobús después de un largo día lleno de recados a medio hacer. Resopló, cansada, con la sensación de desplomarse allí mismo, sin contemplaciones, y con el sueño asomándose en sus bostezos cada dos minutos. Apoyó la cabeza sobre el cristal y con el movimiento de éste a causa del motor del transporte, se olvidó de todo lo que la rodeaba. Sus pensamientos se escaparon más allá, incluso parecieron confundirse con las anaranjadas y rosadas nubes que decoraban el cielo a esas horas de la tarde. Ojalá pudiese volar, ser libre de todos los prejuicios que la acosaban y de toda la superficialidad que salía a borbollones de la boca de la sociedad. 
Un apestoso olor a alcohol la alejó de aquel ideal cuando un hombre que apenas conseguía mantenerse en pie, se colocó unos asientos más atrás. No había llegado la noche y había personas que ya amenazaban con caer en un coma etílico. No entendía esas ansias por acelerar el tiempo, con lo bonito que es disfrutar tranquilamente de la vida sin saber la hora que es... 
Sus mejillas se enrojecieron tímidamente cuando sus ojos se toparon con un extraño frente a ella con la intención de sentarse en el asiento de delante. Ella observó sus movimientos inconscientemente, embobada por aquella sonrisa sin ninguna peculiaridad, pero que había conseguido sonrojarla. Los escasos minutos que permanecieron en silencio hasta que ella llegó a su destino se hicieron dulcemente eternos entre miradas discretas a través del reflejo del cristal. Esos pequeños detalles son los que la hacían sentirse bien, esa especie de amores que no volvería a ver jamás y esas casualidades que conseguían hacerla sonreír a pesar de todo el caos que estaba colapsando su vida. 
Pero al bajar volvió a sentir el frío que todavía permanecía en su ciudad y supo que solamente había sido un fugaz cruce de miradas que, aquel trece de marzo, habían decidido encontrarse en aquel autobús de las siete de la tarde. 


¡Personitas! Intentaré pasarme por vuestros blogs lo antes posible, lo siento mucho, pero es que no tengo tiempo, ya os lo he dicho, de veras que lo siento :(
¡Un beso muy muy muuy grande!

8 comentarios:

  1. Que bonito cruce de miradas! A veces una simple mirada nos hace sentir más que cualquier otra cosa, una pena que enseguida se disipe la dulce sensación.

    Bonito texto, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito ^^
    Me he sentido en parte identificada, todos los dias por la tarde tengo que coger un bus, y mentiria si dijese que nunca me ha pasado lo mismo que a la chica del texto jaja
    ¡Me ha encantado! Un besooo

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado,
    pero el toque pesimista del último párrafo...JO, yo quería un final feliz,
    supongo que no se puede pedir todo, jajaja.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  4. Aaaaaay!!!! qué bonito!!!
    Me metí tanto en la entrada, leyéndola que ¡hasta me sentí bien!
    A pesar de tener días malos, siempre hay algo que nos hace sentir bien, que nos alegra!!! Aunque sea unas milésimas de segundos...

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. No te imaginas lo identificada que me siento.. ¡Cuántas veces me he enamorado instantáneamente del perfecto desconocido que se sienta delante mía en el autobús! Incluso muchas veces me he quedado fantaseando con él ya perdido de vista.. Lo desconocido nos puede.
    Un beso,

    http://mariluzgarzo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Mi blog ahora es lucesenparis.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. A veces esos pequeños momentos, sonrisas o miradas fugaces hacen que nuestros días y hasta nuestra vida sea mas llevadera.
    Besos ♥

    ResponderEliminar